Los servicios en la nube son el futuro de la administración de datos empresariales. Cualquier negocio emergente que logre entender esa premisa, podrá tener éxito en la gestión estratégica de su información para convertirla en acuerdos, negociaciones, inversiones, ingresos y mucha rentabilidad neta. Ten siempre en cuenta que manejar los datos de manera correcta garantizará un flujo de datos con capacidad de captar clientes y de incrementar la demanda agregada de clientes. La tecnología Cloud o servicios en la nube es uno de los principales recursos para la transformación digital de una empresa. Sin duda, se constituye como el activo más importante que una compañía puede tener, más allá de las inversiones, sus reservas de capital y el patrimonio neto. Sus prestaciones proporcionan la flexibilidad y la accesibilidad necesaria para una mayor fluidez de los procesos y, además, con un coste mínimo de inversión inicial. Es poco lo que el CEO deberá colocar como inversión para obtener retornos y rendimientos de alto volumen gracias a la efectividad de la tecnología de datos y a la tecnología de la información. Los recursos proporcionados por la nube como servidores, aplicaciones, almacenamiento, redes o servicios, pueden ser utilizados a demanda de manera rápida y eficaz, minimizando los tiempos de gestión. De esta forma, se reducen las cargas de trabajo, se optimiza la gestión del negocio colectivamente y se incrementa la eficacia de los asesores especializados en la gestión de esos datos que entran como elementos clave al proceso de organización de la gama de servicios de la empresa. Es importante tener una visión 360º del entorno Cloud para obtener todo el beneficio que este modelo puede ofrecer a tu empresa. Entender cómo funciona la gestión de servicios en la nube es apostar por el futuro de la optimización de los procesos tecnológicos del negocio. Es fundamental conocer el enorme catálogo de aplicaciones y soluciones cloud que hoy existen en el mercado. El cloud computing o servicios en la nube cobra cada vez más relevancia en las empresas debido, principalmente, a la ventaja de no tener que hacer grandes inversiones en infraestructuras que mantengan aplicaciones, plataformas o servidores propios. Infraestructura como Servicio, Plataforma como Servicio y Software como Servicio, es el futuro, y cada vez más el presente de las empresas modernas. Lograr el equilibrio entre esos elementos del servicio digitalizado permitirá crear un ecosistema eficaz de organización de los activos tecnológicos dentro de la compañía.